Presidente Boric opina que Pinochet fue un “dictador corrupto y ladrón”

Diputados oficialistas presentaron este miércoles un proyecto de ley que tipifica y sanciona el negacionismo de las múltiples violaciones de derechos humanos registradas en Chile durante la dictadura de Pinochet.

358
La ministra vocera de Gobierno, Camila Vallejo, dijo que “tampoco tengo la respuesta, probablemente el presidente en algún momento si es consultado directamente sobre esos dichos”.

Santiago, 31 may (Sputnik).- El presidente de Chile, Gabriel Boric, dijo este miércoles que Augusto Pinochet (1973-1990) fue un “dictador, corrupto y ladrón”.

“Augusto Pinochet fue un dictador, esencialmente anti demócrata, cuyo gobierno mató, torturó, exilió e hizo desaparecer a quienes pensaban distinto. Fue también corrupto y ladrón. Cobarde hasta el final hizo todo lo que estuvo a su alcance por evadir la justicia. Estadista jamás”, escribió Boric en su cuenta de la red social Twitter.

Las declaraciones del presidente suceden luego de que Luis Silva, consejero constitucional electo del opositor Partido Republicano, dijo, en una entrevista con Icare TV, que admira a Pinochet por ser un “estadista”.

El convencional dijo que “fue un hombre que supo conducir el Estado, que supo rearmar un Estado que estaba hecho trizas”.

“Lamentablemente, durante su tiempo a cargo del gobierno ocurrieron cosas que él no podía no conocer, que habría justificado y son atroces”, agregó.

Según una encuesta publicada el martes por Cerc-Mori, el 36 por ciento de los chilenos cree que los militares “tenían razones” para derrocar al gobierno de Salvador Allende

Cuando se consultó sobre la imagen de Pichochet, el 64 por ciento lo ve como “dictador” aunque continúa el incremento de la percepción de que “fue el hombre que impulsó y modernizó la economía chilena” (36 por ciento).

Diputados oficialistas presentaron este miércoles un proyecto de ley que tipifica y sanciona el negacionismo de las múltiples violaciones de derechos humanos registradas en Chile durante la dictadura de Pinochet.

La iniciativa propone un castigo con prisión de 41 hasta 60 días, y una multa de hasta 2,5 millones de pesos (unos 3.080 dólares) para quienes incurran en este negacionismo, con la posibilidad de agravar la pena en caso de que el infractor sea un funcionario público en ejercicio. (Sputnik)