Proyecciones de la ONU indican una desaceleración del crecimiento en Latinoamérica

La desaceleración en 2023 es generalizada en toda la región, afectando especialmente a Argentina, Brasil, Chile y Colombia. Tras una expansión del 2,9 por ciento en 2022, se prevé que el PIB de Brasil crezca sólo un uno por ciento en 2023

257
Imagen de Cristian Ibarra en Pixabay

ONU, 17 may (Sputnik).- La actualización de mitad de año del Informe de Perspectivas Económicas que realiza la Organización de las Naciones Unidas (ONU), publicada el martes, acusó una ralentización de los productos brutos de los países de Latinoamérica y el Caribe, por un freno del crecimiento registrado en 2022.

“Se prevé que el crecimiento del PIB regional se ralentice considerablemente, pasando del 3,8 por ciento en 2022 al 1,4 por ciento en 2023, recuperándose moderadamente hasta el 2,4 por ciento en 2024”, proyecta la ONU y analiza que “tras un sólido crecimiento en 2022, las perspectivas económicas de América Latina y el Caribe se deterioran bruscamente”.

Según el organismo, “el débil crecimiento mundial, una inflación aún elevada y vulnerabilidades estructurales están afectando negativamente los resultados económicos de la región”.

La ONU también pone el foco en el aumento de los costos de los préstamos en el gasto de consumo y la inversión.

“El espacio fiscal sigue siendo limitado e incapaz de apoyar la actividad económica en la mayoría de los países”, refiere.

“La desaceleración en 2023 es generalizada en toda la región, afectando especialmente a Argentina, Brasil, Chile y Colombia. Tras una expansión del 2,9 por ciento en 2022, se prevé que el PIB de Brasil crezca sólo un uno por ciento en 2023”, detalla.

El informe prevé que la inflación media regional se reducirá del 9,3 por ciento en 2022 al 6,7 por ciento en 2023, aunque la estadística oculta diferencias significativas entre países.

“La inflación general se está suavizando visiblemente en Brasil, Costa Rica y Uruguay, entre otros. Como resultado, los bancos centrales que subieron los tipos de interés temprana y agresivamente pueden pivotar y recalibrar sus posturas monetarias en la segunda mitad de 2023”, analiza.

En otros países, sin embargo, las presiones sobre los precios siguen siendo elevadas y es probable que los bancos centrales sigan los tipos de interés a corto plazo.

Con todo, el informe de Perspectivas Económicas de la ONU afirma que es poco probable que las condiciones socioeconómicas de la región mejoren a corto plazo. (Sputnik)