Revelan la posible identidad de Jack el Destripador

Según las descripciones, era un hombre de unos 30 años, de estatura y complexión media, entre unos 1,65 y 1,72 metros de altura. Indicaron que era robusto y de hombros anchos, con un brazo rígido y una manera de andar inestable con las rodillas dobladas.

377
Imagen de fszalai en Pixabay

Una antigua voluntaria de la Policía, cuyo tatarabuelo fue uno de los agentes implicados en la investigación sobre Jack el Destripador, afirma haber descubierto la identidad del asesino que aterrorizó al Reino Unido a finales del siglo XIX y mató al menos a seis mujeres, informó este domingo The Telegraph.

De acuerdo a esta ayudante policial que se llama Sarah Bax Horton, se trata de Hyam Hyams, un hombre que vivió en la zona donde fueron cometidos los asesinatos. Tas estudiar su biografía y el historial médico, la mujer encontró pruebas convincentes que coinciden con las descripciones de los testigos que le vieron con las víctimas poco antes de que estas fueran asesinadas en 1888 en el barrio de East End de Londres.

Así, según las descripciones, era un hombre de unos 30 años, de estatura y complexión media, entre unos 1,65 y 1,72 metros de altura. Indicaron que era robusto y de hombros anchos, con un brazo rígido y una manera de andar inestable con las rodillas dobladas.

Por su parte, Bax Horton descubrió que Hyams, que tenía 35 años en 1888, medía aproximadamente 1,70 metros, mientras que su fotografía demuestra que era notablemente ancho de hombros. Al mismo tiempo, como fabricante de puros, también sabía utilizar el cuchillo.

Además, su historial médico muestra que era epiléptico y alcohólico y que había sido ingresado repetidamente en hospitales psiquiátricos. Su estado empeoró tras sufrir un accidente.

Según los documentos, a consecuencia de la lesión, era incapaz de “doblar o extender” el brazo izquierdo, además tenía una marcha irregular cuando andaba y no podía enderezar las rodillas y arrastraba los pies de forma asimétrica. Además, según la investigación de Bax Horton, el hecho de que arrastrara los pies “era probablemente un efecto secundario de algún daño cerebral derivado de la epilepsia”.

El historial médico de Hyams también confirma que su deterioro mental y físico coincidió con el periodo de los asesinatos del Destripador. “Este agravamiento coincidió con la creciente violencia de los asesinatos. Era especialmente violento después de sus graves ataques epilépticos, lo que explica la periodicidad de los asesinatos”, explicó Bax Horton.

Cabe señalar que los asesinatos cesaron a finales de 1888, más o menos cuando Hyams fue detenido por la Policía por ser “un loco errante” y encarcelado en un hospital psiquiátrico en 1889 hasta su muerte, en 1913.

Aunque Hyams figuraba en una larga lista de unos 100 sospechosos, la mujer dijo que se le había descartado porque se le había identificado erróneamente. “Cuando intenté identificar al Hyam Hyams correcto, encontré unos cinco. Me costó mucho trabajo identificar sus datos biográficos correctos.

Hyam Hyams nunca había sido investigado a fondo como sospechoso del Destripador”, afirmó, señalando que algunos archivos del hospital psiquiátrico, incluido el del caso de Hyams, estuvieron cerrados a la vista del público hasta 2013 y 2015 para proteger la confidencialidad de las personas vivas.

El mes que viene, Bax Horton presentará un libro sobre su investigación, titulado ‘One-Armed Jack: Uncovering the Real Jack the Ripper’ (‘Jack manco: descubriendo al verdadero Jack el Destripador’), escrito en homenaje a su tatarabuelo, Harry Garrett, que había sido sargento de la Policía Metropolitana en la comisaría de Leman Street, sede de la investigación del Destripador, y a sus colegas policías.