Ser Nerd (o Friki) y llevarlo con orgullo.

El término “Friki” proviene de la españolización de la palabra “freak” en inglés, que significa “raro” y se conoce como tal a todos aquellos fanáticos de la cultura pop, también llamados nerds, ñoños, o geeks.  

76
Imagen de press 👍 and ⭐ en Pixabay

El pasado 4 de mayo se celebró el día de Star Wars, (por May the 4th – May the force be with you- Que la Fuerza te acompañe), ocasión en la que todos los fanáticos hemos desempolvado nuestro sable láser y lo hemos encendido en honor a la fuerza y hoy 25 de mayo, celebramos el día del Orgullo Nerd en conmemoración del lanzamiento de Star Wars en 1977. Sin duda, mayo es un excelente mes para ser Friki.

El término “Friki” proviene de la españolización de la palabra “freak” en inglés, que significa “raro” y se conoce como tal a todos aquellos fanáticos de la cultura pop, también llamados nerds, ñoños, o geeks.

Salvo por esta última denominación, todas las anteriores podrían sonar despectivas, ya que  el fanatismo por los libros, los cómics y las películas o dibujos animados (sumado a todo el merchandising que ello genera), conlleva muchas horas de lectura y visionado, que además de enviarte obligatoriamente al oculista, automáticamente te convertían en la víctima perfecta de los “bullies”, o “matones”, ya que preferir quedarse en la casa leyendo o mirando tu programa favorito -en lugar de salir con los amigos- era visto como algo raro.

Frases como, “sé amable con los nerds. Lo más probable es que termines trabajando para uno” atribuida a Bill Gates, o el slogan de la conocida serie The Big Bang Theory “Inteligente es el nuevo sexy”, hablan de un cambio en la tendencia.

Basta solo con ver el ejército de fanáticos que dejan las sagas fantásticas como “Star Wars”, “El Señor de los Anillos” y “Harry Potter” o todo el universo (y multiversos) que nos han heredado los cómics, sin dejar de lado el entretenimiento asiático y la influencia que han marcado el animé y los mangas en diferentes generaciones.

Si algo tiene de bueno la globalización es que el internet y las plataformas de streaming han facilitado el acceso a contenido que antes era considerado restringido solo para aquellos que tenían una mesada y podían ahorrar para comprarse su “ñoñería” favorita.

Quizás se abrió la puerta que permitía que todos estos universos fantásticos se liberaran y llegaran a más personas, dándose a conocer y encantando a nuevas generaciones de frikis que -al igual que en los ‘80- comienzan a vibrar con historias como la de Luke Skywalker.

Por todo lo anterior, ya no hay que temer a los “bullies”. El Orgullo de ser Nerd se celebra.

Pamela Chovan Echeverría/ Coordinadora Comunicación Audiovisual

IP Santo Tomás San Joaquín