Triple homicidio en Cañete: Investigación apunta a crimen organizado local

41
captura

A pesar de que los investigadores del caso del triple homicidio de carabineros en Cañete, Región del Biobío, tienen claro que el objetivo del crimen era generar “terror” en la población, no están considerando la posibilidad de tratarlo como un delito terrorista. Según explican, esto se debe a las complicaciones legales derivadas de la legislación actual, que está en proceso de reforma.

En su lugar, están contemplando acusar a los responsables por asociación ilícita, homicidio de carabineros en ejercicio de sus funciones y robo de armas, entre otros cargos, con la esperanza de obtener penas más severas y utilizar medidas de investigación más intrusivas. A pesar de estas medidas, insisten en que se trata de un acto de “terrorismo puro y duro”.

La Fiscalía Regional del Biobío, en colaboración con unidades especializadas de Carabineros como el OS9 y su laboratorio (Labocar), ha estado llevando a cabo la reconstrucción de los hechos hasta el momento. Los equipos investigadores están identificando posibles sospechosos, presumiblemente chilenos, que podrían estar vinculados a estructuras criminales con objetivos de poder territorial, autofinanciamiento y obtención de armas. Se han iniciado diligencias y controles policiales para recopilar información de personas que transitan por la zona.

Una línea de investigación sugiere que la quema del vehículo blindado en el que se trasladaban los carabineros tenía como objetivo borrar evidencia, lo que indica una planificación por parte de los perpetradores. Se sospecha que los mismos individuos que cometieron el asesinato llevaron a cabo este acto para encubrir sus acciones. Además, se está considerando el robo de armas como un posible motivo del crimen, con la evidencia de que los carabineros asesinados llevaban armamento que fue sustraído en el lugar del suceso.

Inicialmente se manejaban varias teorías sobre el móvil del crimen, incluyendo la posibilidad de un acto relacionado con el crimen organizado, posiblemente de tipo narcotráfico, e incluso se especulaba sobre la participación de extranjeros debido a la brutalidad del crimen. Sin embargo, la investigación ha ido inclinándose hacia la implicación de grupos locales y la posibilidad de autofinanciamiento a través del robo de armas.

TE PUEDE INTERESAR