Un avión de Venezuela con iraníes crea la tormenta perfecta en Argentina

Los ocupantes del avión fueron autorizados a desembarcar, pero los pasaportes de los cinco iraníes fueron retenidos.

43
@nachomdeo

Buenos Aires, 13 jun (Sputnik).- Era un avión de carga, y aterrizó hace una semana en el aeropuerto internacional de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires (este), proveniente de Venezuela. Antes había hecho una pequeña escala en la jurisdicción de Córdoba (centro) por la neblina que cubría la capital argentina.

La aeronave era de la empresa Transportes Cargo del Sur (Emtrasur), aerolínea de carga de la compañía estatal venezolana Conviasa. En él viajaban doce venezolanos y cinco iraníes.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria, la Dirección Nacional de Aduanas y la Policía Federal Argentina inspeccionaron la aeronave sin encontrar nada más que repuestos para automóviles.

Debido a que en Argentina no lograban que ninguna empresa le proveyera combustible, por temor a las sanciones a las que podría recurrir EEUU, el pasado miércoles el avión emprendió vuelo hacia Uruguay. Sobrevolaba el Río de La Plata cuando tomó conocimiento de que tenía prohibido transitar por el espacio aéreo de ese país, así que volvió a la terminal de Ezeiza. Brasil y Paraguay adoptaron la misma medida.

Los ocupantes del avión fueron autorizados a desembarcar, pero los pasaportes de los cinco iraníes fueron retenidos.

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, señaló este lunes que el nombre de uno de los ciudadanos iraníes, Gholamreza Ghasemi, coincide con el de un miembro de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, aunque todavía no no está confirmado que se trate de la misma persona.

Después de que el avión ingresara al país, el Gobierno recibió “información de organismos extranjeros que advertían sobre la pertenencia de parte de la tripulación a empresas relacionadas con las Fuerzas Quds”, una división de la Guardia Revolucionaria Islamica de Irán que fueron señaladas como terroristas por EEUU, señaló el ministro a TN.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero, ha pedido cautela.

PESQUISA JUDICIAL

Al conocer esta situación, el diputado opositor Gerardo Milman presentó el viernes un pedido de informes al Gobierno, que tramitó a través del Congreso. “Tenemos un avión venezolano, de origen iraní y con pedido de captura de los Estados Unidos en nuestro país. Esto es gravísimo”, expresó Milman en las redes sociales.

Por las preguntas del legislador, de la fuerza opositora Juntos por el Cambio, se infiere que el avión había sido propiedad de una empresa iraní -sancionada por EEUU- Mahan Air, que en enero de este año lo traspasó a la venezolana Emtrasur.

En tanto, el juez federal argentino Federico Villena, del municipio bonaerense de Lomas de Zamora, ordenó este lunes a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) que mantenga retenidos durante 72 horas los pasaportes de los cinco ciudadanos iraníes, aunque esto no les impide regresar a su país en un vuelo comercial.

De esta manera, fueron confiscados los pasaportes de Mohammad Khosraviaragh, Mahdi Mouseli, Saeid Vali Zadeh y Abdolbaset Mohammadi, además de Ghasemi.

Villena también solicitó a la Policía de Seguridad Aeroportuaria que le informe de cualquier movimiento que se produzca sobre la aeronave, un Boeing 747.

Entre tanto, el magistrado aceptó como querellante en la causa a una de las organizaciones judías más importantes del país, la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), que había presentado una denuncia al respecto para investigar el ingreso del avión que traslada a 14 ciudadanos de Venezuela y cinco más de Irán.

El juez Villena rechazó el domingo tramitar un habeas corpus (demanda de justificación de arresto), interpuesto por el abogado Rafael Resnick Brenner, que se presentó en nombre de todos los pasajeros, por el que solicitaba se liberase el avión y le fueran devueltos los pasaportes a los viajeros.

DENUNCIAS DE AMIA Y DAIA

La Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la DAIA exigieron en un comunicado el domingo el “total esclarecimiento de la situación generada por el avión venezolano vinculado a Irán y retenido en el país”

“Los atentados del 17 de marzo de 1992 contra la embajada de Israel en Buenos Aires y del 18 de julio de 1994 contra la AMIA, que aún permanecen impunes, fueron planificados y ejecutados por el Hezbollah, un grupo terrorista financiado y apoyado por la República Islámica de Irán”, añaden las organizaciones en el comunicado.

El avión continúa en el aeropuerto internacional de Buenos Aires, sin combustible, y sin tripulación que lo lleve a destino (Sputnik)