El yuan, reemplazo del dólar en América Latina: ¿utopía o realidad?

En Latinoamérica, países como Brasil, Chile y Argentina ya negocian con China en yuanes, debido, principalmente, a que el país asiático se ha convertido en un socio comercial importante para la región.

239
Imagen de moerschy en Pixabay

Moscú, 25 abr (Sputnik).- La influencia del yuan en Latinoamérica está creciendo, varios países han aumentado su uso para las reservas monetarias y el comercio transfronterizo, pero, ¿es posible que llegue a desafiar al dólar en la región?   

Sin duda, el yuan se ha convertido en una de las monedas más utilizadas en el comercio internacional, cuya influencia se ha expandido a diferentes regiones del mundo.

En 2022, el volumen de la referida moneda en transacciones comerciales transfronterizas de China llegó a 7,92 billones de yuanes, aumentando un 37,3 por ciento, según la portavoz del Ministerio de Comercio de China, Shu Jueting.

Los datos del sistema interbancario SWIFT, por su parte, señalan que en febrero de 2023, las liquidaciones internacionales del yuan se situaron en 2,19 por ciento, la más alta desde noviembre de 2022.

En Latinoamérica, países como Brasil, Chile y Argentina ya negocian con China en yuanes, debido, principalmente, a que el país asiático se ha convertido en un socio comercial importante para la región.

EL YUAN COMO ALTERNATIVA AL DÓLAR

En una entrevista con la agencia Sputnik, el economista y excandidato presidencial ecuatoriano, Andrés Arauz, subrayó que en Latinoamérica ya hay algo de experiencia en el uso de la moneda china, señalando que, por ejemplo, Ecuador tenía una buena parte de los créditos en yuanes, y los pagos a los contratistas también se efectuaban con la moneda china.

Otro ejemplo en la región es el de Brasilia, que firmó a principios de año un memorando de cooperación con Pekín para establecer mecanismos de compensación en yuanes, que, según la portavoz del Ministerio de Exteriores chino Mao Ning, tiene como objetivo facilitar y reducir el costo de las transacciones entre ambos países y eliminar la dependencia del dólar en sus relaciones bilaterales.

De esta manera, el yuan pasó a ser la segunda moneda más presente en las reservas internacionales de Brasil, desplazando al euro.

Actualmente, Argentina también mantiene un acuerdo con China para utilizar los yuanes en el comercio bilateral.

“Obviamente, una transformación del sistema hegemónico del dólar requiere más que eso, requiere reflexionar sobre en qué moneda se están almacenando las reservas de los países, en que moneda prefieren ahorrar los sistemas privados”, señaló el economista Arauz.

Así mismo, destacó la necesidad de evaluar la moneda en la que se lleva a cabo la contabilidad y cuál es la unidad de cuenta en los balances de los grandes bancos del mundo.

“Creo que hay cierta reforma encaminada en ese sentido, pero todavía están pendiente grandes saltos cualitativos para lograr impactos profundos“, indicó el economista.

EL CONTEXTO GEOPOLÍTICO

Si bien la pandemia del coronavirus asestó un duro golpe a la economía mundial, las sanciones que Occidente ha impuesto a Rusia por el conflicto en Ucrania desataron una grave crisis financiera, con la que toda la comunidad internacional se ha visto afectada.

En este contexto, el yuan se convirtió en la moneda de referencia en Rusia, reemplazando al dólar estadounidense. Así, en febrero de 2023, Rusia se situó entre las cinco primeras economías en lo que respecta a los pagos extraterritoriales en yuanes a través del sistema SWIFT.

Durante la visita del presidente chino, Xi Jinping, a Moscú el pasado marzo, su homólogo ruso, Vladímir Putin, abogó por el uso del yuan en los pagos comerciales con los países de Asia, África y América Latina, destacando la importancia de recurrir cada vez más a las monedas nacionales en las relaciones comerciales.

A este respecto, el economista Arauz declaró que el principal determinante en el corto plazo para un mayor uso del yuan es el impacto de las sanciones de EEUU, que hacen que muchos países prefieran no necesariamente pasar por el sistema financiero estadounidense.

Sin embargo, enfatizó que todavía hay una gran influencia del dólar como ancla monetaria y como unidad cambiaria, al cual todos los países hacen referencia.

“De poco sirve que decidamos comercializar en yuanes, si igual el precio de referencia sigue siendo el dólar pero convertido en yuanes“, subrayó Arauz.

Así mismo, indicó que esa unidad de referencia del dólar es la que puede irse convirtiendo con el tiempo, por ejemplo, al derecho especial de giros, que es una canasta de monedas que la administra el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El YUAN Y EL USO DE LAS MONEDAS NACIONALES EN AMÉRICA LATINA

Para el analista económico argentino, Marcelo Elizondo, es probable que el yuan empiece a ser utilizado cada vez más en el comercio bilateral con China, pero, en el corto plazo, no cree que aumente su uso en el comercio entre terceros países.

“El yuan no ha logrado una relevancia internacional suficiente para desplazar al dólar, el 70 por ciento de todo el comercio internacional se paga en dólares“, dijo en exclusiva Elizondo a Sputnik.

El analista subrayó que este cambio no se puede dar en el corto plazo, porque las empresas prefieren dólares, y para el uso de las monedas nacionales aún deben darse muchas condiciones institucionales y macroeconómicas, lo que llevaría tiempo.

Por su parte, el economista Andrés Arauz enfatizó que el crecimiento de la banca china, su internacionalización, sus sucursales en el exterior, y el roll que cumple Hong Kong como centro financiero internacional, van a seguir creciendo.

“El crecimiento de la banca china es increíble, su presencia internacional es muy grande, pero esa presencia, incluyendo a los bancos chinos, también se hace en dólares. Por ejemplo, los préstamos de los bancos chinos en América Latina son en un 70- 80 por ciento en dólares“, indicó.

Así, Arauz considera que la moneda china en específico todavía tiene que avanzar por ciertos acuerdos de carácter multipolar y multilateral, que le vayan dando esa predominancia

“Inclusive el Banco Popular chino, que es el central de China, fija el valor de su moneda propia con relación al dólar, entonces, todavía el ancla de referencia sigue siendo el dólar y eso requerirá obviamente un cambio geopolítico, pero también cultural y psicológico, es una transformación profunda“, concluyó. (Sputnik)