Gobernadora defiende entregar casa fiscal a centro esotérico

612

La gobernadora de la provincia de Antofagasta, Katherine López, defendió la entrega de una casa fiscal en dicha ciudad al centro espiritual “Luz y Progreso”, que asegura entre otras cosas tratar a enfermos con “médicos ya fallecidos”, desde “otra dimensión”.

La práctica esotérica fue planteada desde la misma Gobernación a través de un comunicado en que explicó que “son un centenar de almas de diferentes especializaciones, que se manifiestan a través de la médium, para seguir ayudando a las personas, pero desde otro plano, el celestial”.

La historia fue dada a conocer por El Mercurio de Antofagasta, exponiendo que la Gobernación informó que la vivienda, ubicada en calle Punta Arenas, ahora sería utilizada por dicho centro luego de pasar años abandonada.

Esto fue parte de la argumentación de López tras ser cuestionada por el programa Podría ser Peor de Radio Bío Bío, asegurando que se sopesó la calidad de vida de los vecinos del sector, dado que el lugar habría sido ocupado por años por “gente con problemas de adicción” y “delincuentes”, dándose incluso riñas e incendios frecuentes.

Sin embargo, se desligó de la responsabilidad detrás de la entrega del terreno, al asegurar que la Gobernación sólo recuperó la casa, pusieron una cadena y un candado, siendo Bienes Nacionales quienes hicieron la entrega: “Son ellos los que están encargados de hacer las destinaciones” indicó, lo que en este caso se hizo “a través de un permiso de ocupación provisoria”.

Desde “otra dimensión”

La gobernadora defendió, sin embargo, al centro espiritual, explicando que ellos llevaban años buscando algún lugar donde asentarse, siendo “la única institución interesada” en ocuparlo y asistiendo al desalojo junto con la Gobernación y Bienes Nacionales.

Además, según asegura, se trata de una organización sin fines de lucro que cumpliría los requisitos de tener el registro de personalidad jurídica receptora de fondos públicos. Junto con esto, la organización solicitante debe poder cumplir con resguardar la vivienda de forma inmediata tras ser desalojada, lo que habría sido cumplido, por lo que “el tema de las curaciones pasa a segundo plano”, aseguró.

Argumentó también que Luz y Progreso “sale también a darle comida a la gente en situación de calle y cuidan abuelitos, y les ayudan a hacer ejercicio”. Aseguró que se trata de “una hermandad” que provee un servicio “gratuito” y “sin fines de lucro.

Respecto de las pseudoterapias promocionadas por el centro espiritual, se respaldó en supuestos médicos que habrían hablado con medios de Antofagasta sosteniendo que “ellos establecían que es una cosa de creencias, y la verdad es que si existen personas que tienen la fe y la creencia necesaria para asistir a estos lugares, yo en lo personal no tengo por qué juzgar a esas personas que quieren creer o que mantengan esta fe”.

La postura de los médicos

Los médicos consultados por El Mercurio de Antofagasta criticaron la decisión de entregar una casa fiscal a un centro de sanación que trabaje sin respaldos científicos.

El doctor Pedro Ziede, encargado de los operativos médicos Sembrando Salud, argumentó que “no cabe la menor duda que hay muchas enfermedades psicosomáticas, estrés, situaciones sentimentales, que sufren las personas (…) no por algo infeccioso sino por una situación el estrés. Si tú tienes fe con una iglesia o fe en otras cosas, esa persona te va ayudar acoger y te calmará eso puede mejorar”, pero “de allí a entregarle una propiedad fiscal, habría que pensarlo bien porque esa casa puede ser entregada a otra institución como la cruz roja. Nunca había escuchado algo así, no conozco a los médicos de acá que los deriven a ese centro”.

En este sentido, sostuvo que “un cáncer seguirá el curso natural dependiendo del que sea. Podrá aliviarse el dolor espiritual, pero no puede mejorar la enfermedad, es ciencia”.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación Gremial de Médicos del Hospital Regional, Michel Marín, aseguró que “no tengo respaldo científico paras avalar” los tratamientos propuestos por la organización, coincidiendo en que hacen falta mejores filtros para evitar este tipo de situaciones: “Debería haber una postulación, acreditar algo, debe haber algún grado selección y evaluación de quien vas a entregar una propiedad, es un bien público”.