La verdad, la primera víctima confirmada de la operación rusa en Ucrania

Meta, empresa antes conocida como Facebook, el martes anunció que tiene previsto restringir el acceso a la emisora RT y a la agencia de noticias Sputnik en toda la Unión Europea

62
Pixabay

Moscú, 2 mar (Sputnik).- “La primera víctima de la guerra es la verdad”, dice una famosa expresión atribuida al senador estadounidense Hiram Johnson en 1917.

El Gobierno ruso insiste en que lo que está pasando en Ucrania no es una guerra, sino una operación militar, pero en esta la verdad también murió primero.

Desde que comenzó la operación, el Ministerio de Defensa ruso ofrece al menos una sesión informativa al día, y en estas reporta los éxitos de la ofensiva de las repúblicas rebeldes de Donbás, así como de la flota, aviación y tropas terrestres de Rusia en el resto del territorio ucraniano.

Todos estos informes subrayan que los militares rusos no utilizan su aviación ni armas de artillería contra las zonas residenciales, y destacan que el Ejército no ha perdido ni un soldado.

Los militares ucranianos, según el líder de la República Popular de Donetsk (RPD), Denís Pushilin, “se entregan a centenares” y los únicos que caen víctimas de los ataques rusos son “nacionalistas”.

En el Kremlin denunciaron que algunas unidades ucranianas instalan sistemas de lanzacohetes múltiples en barrios residenciales de Kiev y otras ciudades. El presidente ruso, Vladímir Putin, lo llamó “táctica de los terroristas”.

Desde que comenzó la operación, las autoridades ucranianas informan cada día de los bombardeos aéreos contra la población civil con el uso de sistemas de cohete de lanzamiento múltiple con los que no se puede realizar ataques precisos.

Numerosas imágenes en las redes sociales, incluidas las cuentas de los oficiales ucranianos, muestran viviendas destruidas, barrios residenciales en ruinas.

La mañana del martes se hizo viral un vídeo en que un misil impacta en un edificio de la administración de la ciudad de Járkov, la segunda ciudad más importante en Ucrania donde el idioma ruso es dominante. Siete personas murieron y 20 resultaron heridas, según los servicios de emergencia locales.

La oficina presidencial de Ucrania comunicó el sábado -el tercer día de la operación- que en Ucrania fallecieron más de 3.500 militares rusos. Otra vez, el Ministerio de Defensa ruso no reconoce ninguna víctima. Si no es así, podría ser que se queden para siempre miles de cadáveres de soldados rusos en tierra extraña.

El lunes la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, comunicó que la tragedia en Ucrania causó 102 civiles muertos, incluidos siete niños. El martes la portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Shabia Mantoo, informó que, desde el inicio de la operación rusa, unos 660.000 ucranianos abandonaron su país.

¿Cuáles de estas informaciones son ciertas? Por ahora, mientras continúen las hostilidades y resultara casi imposible verificar la veracidad de los datos difundidos, cada uno tiene que decidir por si mismo donde está escondida la verdad.

LAS VÍCTIMAS DE LA LUCHA CONTRA LA DESINFORMACIÓN

El Ministerio de Exteriores ruso denuncia que los gigantes tecnológicos estadounidenses, incluyendo Google y Meta, promueven actitudes antirusas.

“Hay que destacar la actitud completamente inadmisible de los gigantes tecnológicos, especialmente los estadounidenses como Google y Meta.

Sus plataformas sociales llevan a cabo actividades hostiles de propaganda, bloquean las fuentes de información rusas e imponen restricciones masivas de acceso a los medios rusos”, dijo el martes el viceportavoz de la Cancillería rusa Oleg Gavrílov.

La portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, calificó de “un flujo colosal de noticias falsas” los numerosos informes sobre Ucrania en Occidente, y aseveró que “detrás de todo ello están los servicios especiales”.

“Es una confrontación colosal que está siendo manejada y dirigida desde Bruselas. Sin duda alguna, está movilizada la infraestructura de la OTAN”, dijo.

Para poner fin a la divulgación de noticias falsas sobre los acontecimientos en Ucrania, el regulador ruso de los medios, Roskomnadzor, obligó a los medios de comunicación en Rusia a denominar solo como “operación militar especial” las acciones de los militares rusos en el país vecino, y a la hora de cubrirlas utilizar solo la información oficial del Ministerio de Defensa ruso.

Luego el regulador exigió a varios medios que eliminen la información que considera falsa sobre presuntos “bombardeos de las fuerzas armadas de Rusia a ciudades ucranianas y la muerte de civiles ucranianos como resultado de las acciones del Ejército ruso”.

La Fiscalía General de Rusia el martes pidió a Roskomnadzor que limitara el acceso a la emisora de radio Ejo Moskvi y al canal Dozhd (éste tiene el estatus de agente extranjero) por su cobertura de la operación militar de Moscú en Ucrania.

El regulador actuó en seguida y ahora los dos medios están accesibles solo en sus cuentas de YouTube.

Los vídeos y fotografías desde Ucrania siguen propagándose a través de Twitter, por lo que el regulador ruso decidió ralentizar la conexión a esta red social en ordenadores, ya que en los celulares la velocidad está ralentizada desde marzo pasado, por el rechazo del servicio de microblogueo de eliminar la información sobre las protestas ilegales.

Por el momento se puede utilizar estas plataformas en Rusia gracias a los servicios de VPN. Sin embargo, el martes la ciberpolicía de Ucrania solicitó a 30 servicios VPN internacionales que impidan el acceso para los usuarios rusos.

En Occidente también se lucha contra lo que allí se considera propaganda.

El día del inicio de la operación, Facebook censuró los materiales de cuatro medios rusos: Zvezda, RIA Novosti, Lenta.ru y Gazeta.ru. Roskomnadzor respondió y ralentizó el tráfico de esta red social.

Meta, empresa antes conocida como Facebook, el martes anunció que tiene previsto restringir el acceso a la emisora RT y a la agencia de noticias Sputnik en toda la Unión Europea. La decisión va en paralelo con las sanciones de la Comisión Europea que también suponen prohibir la señal de estos dos medios en el territorio del bloque comunitario.

También el martes Google anunció que los canales de YouTube vinculados a los medios rusos RT y Sputnik serán bloqueados en Europa a causa de la operación militar en Ucrania.

En cuanto a Google, lo curioso es que uno de sus objetivos coincidió con los de las autoridades rusas.

El jefe de la emisora Ejo Moskvi, Alexéi Venedíktov, informó este miércoles que después de que el martes el regulador ruso restringiera el acceso a la web del medio y desconectara su señal de radio, Google restringió el canal de YouTube de Ejo Moskvi en Europa, debido a que el medio está relacionado con la empresa estatal Gazprom (principal accionista de la emisora).

“¿Seguros que son dos organizaciones diferentes?”, ironizó Venedíktov en su cuenta de Telegram, donde por cierto muchos en Rusia recientemente crearon sus canales para no perder la audiencia que tenían en los recursos informáticos de Meta, como Twitter e Instagram.

Según expresó en declaraciones a Sputnik Freddy Ñáñez, ministro de Comunicación de Venezuela -uno de los pocos países que apoyan las acciones de los militares rusos en Ucrania- “a Rusia se le están aplicando los principios de la propaganda nazi”.

La propaganda nazi, diseñada por Joseph Goebbels, ministro de Ilustración Pública y Propaganda del régimen de Adolf Hitler, incluía los denominados principios de exageración y desfiguración, la definición de un enemigo único, la orquestación (reducir la propaganda a un pequeño número de ideas y repetirlas incansablemente) y el silenciamiento (acallar las noticias que favorecen al adversario).

Por irónico que suene, no parece que Occidente sea el único que utiliza estas herramientas para luchar contra lo que considera noticias falsas y desinformación. (Sputnik)

Daniil Pévzner