Moscú rechaza la expulsión de los monjes del Monasterio de las Cuevas de Kiev

El abad del monasterio, el metropolitano Pavel (Lebed) aseguró que no puede haber ningún compromiso, y los monjes se mantendrán en su morada hasta el final

192
© Sputnik / Stringer

Moscú, 30 mar (Sputnik).- Rusia condena enérgicamente el desalojo de los monjes del Monasterio de las Cuevas de Kiev y la presión que ejercen las autoridades de Ucrania sobre los clérigos y la Iglesia Ortodoxa canónica, declaró este jueves el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Condenamos enérgicamente esos actos. Condenamos la presión que se ejerce sobre los clérigos, que se ejerce sobre la Iglesia Ortodoxa Rusa”, dijo Peskov en una rueda de prensa.

Anteriormente el medio ucraniano Strana.uа informó que los miembros de la comisión que debía encargarse de la entrega de propiedad del monasterio habían abandonado el territorio del centro religioso sin comenzar su labor. Horas antes el abad del monasterio se negó a autorizar el trabajo de dicha comisión mientras no apareciera una decisión judicial.

En opinión del portavoz del Kremlin, la posibilidad de evacuar a Rusia a los monjes del Monasterio de las Cuevas depende de su propia decisión, pero Moscú no se mantendrá indiferente a su suerte en el futuro.

“Si son sacados del convento, entonces todo dependerá de su propia decisión, de qué harán a continuación. Pero, por supuesto, no tengo ninguna duda de que en Rusia nadie se quedará indiferente ante su destino”, subrayó Peskov.

En el Monasterio de las Cuevas viven más de 200 monjes y novicios, cientos de futuros sacerdotes, estudiantes de la Academia Teológica de Kiev y del seminario.

También alberga el centro de control de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana canónica y la residencia de su primado, el Metropolitano de Kiev y toda Ucrania Onufri.

El Sínodo de esa congregación publicó el pasado 20 de marzo un llamado al presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, en el que pidió hacer lo posible para que los monjes continuaran en el Monasterio de las Cuevas. Los obispos, encabezados por Onufri, fueron a la residencia del líder ucraniano para transmitirle la opinión de los creyentes, pero nadie les hizo caso.

El 10 de marzo el museo estatal ucraniano, que ocupa una parte de los edificios del Monasterio de las Cuevas de Kiev, exigió que los monjes de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana canónica, supeditada al Patriarcado de Moscú, abandonaran sus inmuebles antes del 29 de marzo.

Anteriormente se informó que un grupo de trabajo que asesora al gobierno de Ucrania en materia de asociaciones religiosas llegó a la conclusión de que el monasterio infringió ciertas cláusulas del contrato sobre el uso de la propiedad estatal, pero los detalles de las violaciones no se revelan.

El abad del monasterio, el metropolitano Pavel (Lebed) aseguró que no puede haber ningún compromiso, y los monjes se mantendrán en su morada hasta el final. También dijo que la ruptura del contrato de arrendamiento de los edificios solo se puede realizar mediante una decisión judicial, y ante el Tribunal Económico de Kiev ya fue presentada una demanda.  (Sputnik)