Telescopio en Chile comienza a operar en busca de asteroides peligrosos para la Tierra

El Telescopio Test-Bed 2, de 56 centímetros, trabaja junto a su telescopio asociado del hemisferio norte en España, vigilará de cerca los asteroides que podrían representar un riesgo para la Tierra, probando hardware y software para una futura red de telescopios llamada "Flyeye", un sistema robótico que rastreará objetos de movimiento rápido.

187
Imagen recreada de un asteroide. URIKYO33 / PIXABAY

Montevideo (Mesa Américas).- La Agencia Espacial Europea (ESA, por su sigla en inglés) instaló un nuevo telescopio en el observatorio La Silla, ubicado en el desierto chileno de Atacama (norte), que comenzó a funcionar con miras a buscar desde fines de año considerados considerados peligrosos para la Tierra.

“Este segundo telescopio de prueba de la ESA (TBT2), alojado en el Observatorio de La Silla del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile, ya ha visto la “primera luz”; que es lo que se dice cuando un nuevo telescopio se utiliza por primera vez para observar el firmamento”, dijo la ESA en un comunicado.

El Telescopio Test-Bed 2, de 56 centímetros, trabaja junto a su telescopio asociado del hemisferio norte en España, vigilará de cerca los asteroides que podrían representar un riesgo para la Tierra, probando hardware y software para una futura red de telescopios llamada “Flyeye”, un sistema robótico que rastreará objetos de movimiento rápido.

“Para poder calcular el riesgo que representan los objetos potencialmente peligrosos en el Sistema Solar, primero necesitamos un censo de estos objetos. El proyecto TBT es un paso importante en esa dirección”, dijo Ivo Saviane, director del Observatorio La Silla de ESO, en Chile, citado en un comunicado de esa entidad.

El telescopio del banco de pruebas de La Silla entrará en funcionamiento rutinario a finales de este año, dijeron ambas instituciones espaciales.

Aunque el impacto de grandes asteroides en la Tierra es bastante improbable actualmente, algunos pequeños han causado daños y lesiones considerables, como el que cayó cerca de la ciudad rusa de Cheliábinsk (suroeste) en 2013 y causó 1.600 heridos.

“Se estima que hay un gran número de objetos pequeños, aún no descubiertos, que desconocemos y que podrían causar daños graves si impactaran sobre un área poblada”, dijo el ESO en su comunicado.

Cuando el telescopio esté plenamente operativo, el diseño de la red le permitirá inspeccionar el cielo nocturno para rastrear objetos de movimiento rápido y así probar tecnología para el proyecto Flyeye. (Sputnik)