Veterinarios rusos implantan cuatro prótesis biónicas a un perro callejero

Gapich llevó a Mónica a la clínica veterinaria de la ciudad, donde los especialistas lucharon durante más de 10 días para mantenerla con vida. El animal recuperó la conciencia, pero corría el riesgo de ser sacrificado

131
Mónica, fue encontrada en diciembre del año pasado con las patas amputadas, al parecer fue víctima de maltrato.

Veterinarios de Novosibirsk (Rusia) realizó una intervención quirúrgica histórica, al implantar, por primera vez en el mundo, cuatro prótesis biónicas a un perro callejero que había sido víctima de maltrato.

La perra, llamada Mónica, fue encontrada en diciembre del año pasado con las patas amputadas en el pueblo de Plastunóvskaya, en Krasnodar. “Mi vecino me llamó y me informó de que el perro llevaba quince días tirado en el frío suelo y se negaba a comer”, declaró a Rossíyskaya Gazeta Marina Gapich, activista de derechos humanos de Krasnodar.

Gapich llevó a Mónica a los Veterinarios de la ciudad, donde los especialistas lucharon durante más de 10 días para mantenerla con vida. El animal recuperó la conciencia, pero corría el riesgo de ser sacrificado, ya que se creía que nunca más volvería a caminar.

ADVERTENCIA: Las siguientes imágenes pueden herir su sensibilidad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ALLA (@allaleonkina)

Sin embargo, un grupo de voluntarios contactó a Serguéi Gorshkov,  uno de los Veterinarios de la clínica BEST en Novosibirsk, que hace unos años fue el primero en Rusia en implantar cuatro patas artificiales a dos gatos.

Primera vez en la historia

“El caso era complicado”, admite Gorshkov. “Nadie había realizado antes este tipo de prótesis. Una tomografía mostró que los huesos del animal estaban muy deformados. Además, el perro pesaba bastante más que un gato. Pero decidimos correr el riesgo”, agregó.

Las nuevas patas fueron creadas por la clínica BEST con un modelo digital individual y tomaron forma con una impresora 3D que empleó una aleación de titanio y níquel vanadio, su especial estructura porosa permitió la máxima osteointegración.

Para evitar el rechazo, los implantes fueron tratados con un recubrimiento biológico especial desarrollado por científicos de la Universidad Politécnica de Tomsk.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ALLA (@allaleonkina)

Diez días después de la operación, Mónica dio sus primeros pasos: “Fue un éxito. La perra ya camina por sí misma y pronto reanudará su vida normal”, indicó el veterinario.

Asimismo, cuando el proceso de osteointegración haya finalizado, el perro estará preparado para recibir el alta hospitalaria.

El destino de Mónica, que ha luchado desesperadamente por su vida, es seguido por miles de seguidores en las redes sociales, entre ellos Kasey Carlin, una activista británica que dirige el blog de Instagram ‘Maggie the Wonder Dog’ sobre la vida de los perros con discapacidades.

Ella declaró que está dispuesta a llevarse a Mónica a Londres para que viva en su hogar.