EEUU Protege su Industria del Acero en Medio de Tensiones con Asia

La venta de esta emblemática siderúrgica, con 122 años de historia y sede en Pensilvania, ha generado preocupación entre legisladores, sindicatos y otros sectores, quienes argumentan que una empresa extranjera, no debería adquirir una empresa tan importante para el poderío industrial estadounidense.

100
De Alfred T. Palmer - Esta imagen está disponible en la División de Impresiones y Fotografías de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos bajo el código digital fsac.1a35062.Esta etiqueta no indica el estado de los derechos de autor del trabajo adjunto. Se requiere una etiqueta de derechos de autor normal. Para más información vea Commons:Sobre las licencias., Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1292066

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha puesto en marcha una investigación antimonopolio sobre la adquisición de la siderúrgica U.S. Steel por parte de la empresa Nippon Steel por un total de 14.900 millones de dólares, un acuerdo que ha generado oposición tanto dentro del país como a nivel internacional, incluyendo al presidente Joe Biden

Según informes del periódico Politico.com, se ha iniciado una investigación “profunda”, aunque no se ha precisado la fecha exacta de su comienzo, se confirma que fue reciente. El Departamento de Justicia se ha negado a hacer comentarios al respecto, mientras que tanto Nippon Steel como U.S. Steel no han respondido aún a las consultas realizadas.

Esta investigación se suma a las críticas que ha recibido el acuerdo desde que se anunció en diciembre pasado. La venta de la mayor productora de acero en Estados Unidos sigue bajo revisión por parte de las autoridades federales.

La venta de esta emblemática siderúrgica, con 122 años de historia y sede en Pensilvania, ha generado preocupación entre legisladores, sindicatos y otros sectores, quienes argumentan que una empresa extranjera, aunque aliada como Japón, no debería adquirir una empresa tan importante para el poderío industrial estadounidense.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, expresó su esperanza de que el acuerdo prospere de manera positiva, aunque no ha cuestionado la revisión estadounidense. Por su parte, el presidente Biden ha destacado la importancia de mantener a U.S. Steel como una empresa estadounidense de propiedad y operación nacional.

El sindicato United Steelworkers, que representa a los trabajadores, se opone al acuerdo de venta, argumentando que pone en riesgo los empleos.

Las empresas han presentado el acuerdo para su revisión ante los reguladores antimonopolio de la Unión Europea, que tienen como fecha límite provisional el 17 de mayo para tomar una decisión. Además, el Comité de Inversión Extranjera del Departamento del Tesoro de EE. UU. está llevando a cabo una revisión como parte del proceso de compra-venta.

TE PUEDE INTERESAR