El Funicular de Santiago cumple 99 años: Un Viaje a Través del Tiempo

79
De Robert Cutts from Bristol, England, UK - The Cerro Cristabal funicular, Santiago, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=13086319

Ubicado majestuosamente en el imponente cerro San Cristóbal, en la bulliciosa ciudad de Santiago de Chile, el Funicular de Santiago se erige como una joya histórica y una atracción emblemática en el corazón del Parque Metropolitano de la capital.

Con sus 485 metros de recorrido, este icónico funicular une tres estaciones: “Pío Nono”, al pie del cerro; “Zoológico”, y “Cumbre”, donde se encuentra el Santuario a la Virgen y se conecta con el teleférico de Santiago. Este viaje en ascenso no solo ofrece una vista panorámica impresionante de la ciudad, sino que también nos sumerge en un viaje a través de la historia misma de Santiago.

La idea de construir un funicular surgió en la década de 1910, cuando se comenzó a tomar posesión del Cerro San Cristóbal. En 1922, el ingeniero italiano Ernesto Bosso recibió el encargo de hacer realidad este ambicioso proyecto. La primera piedra se colocó el 24 de noviembre de 1923, y el funicular fue inaugurado por el Presidente de Chile, Arturo Alessandri, el 25 de abril de 1925.

A lo largo de los años, el Funicular de Santiago ha sido testigo de momentos históricos y cambios significativos. Desde su diseño original, obra del arquitecto Luciano Kulczewski, hasta la modernización de sus techos en 1968, este medio de transporte ha evolucionado junto con la ciudad que sirve.

Uno de los momentos más destacados en la historia del funicular fue la visita del Papa Juan Pablo II en 1987, durante su única visita a Chile. Su viaje en el funicular dejó una huella imborrable en la memoria colectiva de los chilenos y agregó un capítulo especial a la rica historia de este medio de transporte.

Sin embargo, no todo ha sido celebración y gloria. En enero de 1998, el funicular sufrió su único accidente grave hasta la fecha, recordándonos la importancia de la seguridad y la vigilancia constante en este tipo de infraestructuras.

El año 2020 trajo consigo un desafío sin precedentes: la pandemia de COVID-19. El funicular suspendió sus servicios temporalmente, pero aprovechó este tiempo para realizar obras de remodelación y restauración. Desde noviembre del mismo año, se llevaron a cabo mejoras significativas, incluido el cambio de la estructura de los carros para cumplir con las normas de seguridad y accesibilidad.

Finalmente, el 22 de julio de 2022, el Funicular de Santiago reabrió sus puertas, listo para recibir a los visitantes y continuar siendo un símbolo de conexión entre el pasado y el presente de la ciudad.

En su nonagésimo noveno aniversario, el Funicular de Santiago nos invita a embarcarnos en un viaje no solo hacia la cima del cerro San Cristóbal, sino también a través del tiempo, recordándonos la importancia de preservar nuestra historia y celebrar nuestras tradiciones. Que siga siendo testigo de momentos memorables y fuente de inspiración para las generaciones venideras.

TE PUEDE INTERESAR