TVN se refirió a polémica en Twitter sobre “La Batalla de Chile”

Televisión Nacional ha sido desde los años 90 el canal que más documentales y obras de realizadores chilenos ha exhibido en televisión abierta, declaro la señal publica

158
TVN desmiente categóricamente dicha información, ya que nunca adquirió este material, y por lo tanto jamás ha tenido los derechos para emitirlo.

Televisión Nacional se refirió a la emisión del documental “La batalla de Chile” que transmite La Red y negó haber tenido los derechos de exhibición de este documental de Patricio Guzmán.

Ante las acusaciones de que se habría negado a emitirlo en años pasados, el canal público indicó que “nunca se adquirió este material, y por lo tanto jamás se ha tenido los derechos para emitirlo“.

“Televisión Nacional ha sido desde los años 90 el canal que más documentales y obras de realizadores chilenos ha exhibido en televisión abierta, dando amplia cabida a la producción audiovisual independiente y promoviendo la cultura e identidad nacional”, argumentó la señal.

Este sábado La Red transmitió la segunda parte de la película, alcanzando un promedio de 6,2 puntos de rating y superando incluso a TVN (5,9). La tercera y última parte de “La batalla de Chile” se podrá ver este domingo a las 22:00 horas en La Red.

La Batalla de Chile

La batalla de Chile es el título de una trilogía de documentales concluidos entre los años 1975 y 1979, con guión y dirección de Patricio Guzmán.

La serie constituye un testimonio fílmico de la efervescencia política y social que se vivió en Chile durante el gobierno de la Unidad Popular encabezado entre 1970 y 1973 por Salvador Allende.

La batalla de Chile I-II-III fue una película gestada entre la ebullición de las calles de Santiago y el sigilo de una sala de edición en Cuba.

Guzmán realizó el filme junto a un equipo reducido de colaboradores, compuesto por el camarógrafo Jorge Müller, el sonidista Bernardo Menz, el ayudante de dirección José Bartolomé, el productor Federico Elton y el montajista Pedro Chaskel.

Tras el golpe militar, Guzmán, Elton y Bartolomé debieron salir del país. Más tarde lo hicieron también Menz y Chaskel.

No sin antes asegurarse de salvaguardar el material fílmico: gracias a la colaboración directa del embajador de Suecia, Harald Edelstam, este fue enviado por barco a Estocolmo y, desde ahí, a Cuba.

Un año más tarde, el camarógrafo Jorge Müller fue secuestrado por la DINA en Santiago y es hasta hoy una de las 1.200 personas desaparecidas que dejó el régimen militar en Chile.