Un año del telescopio James Webb: nueva visión del universo.

Este miércoles la NASA revelará una nueva imagen obtenida por el telescopio para marcar el primer aniversario de su funcionamiento.

286
Fotografia: NASA's James Webb Space Telescope

Montevideo (Mesa Américas), 11 jul (Sputnik).- Las galaxias más antiguas, el nacimiento de nuevas estrellas y el agujero negro supermasivo más lejano y activo se reflejaron a lo largo de este último año en los espejos del telescopio espacial James Webb de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) de EEUU.

Algunas de las imágenes fueron de objetos celestes conocidos, como los Pilares de la Creación o planetas del sistema solar, pues habían sido registrados por el precursor del Webb, el telescopio Hubble.

Pero la precisión del nuevo telescopio, que se ubica en el punto Lagrange L2, a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra, significa una nueva mirada al universo en la búsqueda de sus orígenes.

A través del telescopio, científicos de todo el mundo han podido hallar galaxias tempranas, exoplanetas, asteroides, ver fusiones de galaxias, mejorar la información de cuerpos celestes ya estudiados y revelar algunos misterios del universo.

A pocos días del aniversario de la primera imagen enviada, el telescopio halló el agujero negro supermasivo activo más lejano y una galaxia que solo puede verse a través del Webb por su distancia.

“En apenas su primer año, Webb ha mostrado fascinantes imágenes de planetas en nuestro sistema solar. Su capacidad de alta resolución arroja nueva luz sobre estos cuerpos celestes, desentrañando misterios e inspirando a futuras generaciones de astrónomos”, dijo Bill Nelson, administrador de la NASA, en un mensaje en sus redes sociales.

La técnica de infrarrojo le permite al telescopio atravesar el polvo estelar para revelar puntos del universo que no habían sido vistos u observados en toda su extensión.

Por ejemplo, la galaxia Maisie fue uno de los últimos descubrimientos; se formó unos 390 millones de años después del Big Bang, o hace unos 13.400 millones de años.

“Antes no podíamos estudiar galaxias como la de Maisie porque no podíamos verlas. Ahora, no solo podemos encontrarlas en nuestras imágenes, podemos averiguar de qué están hechas y si difieren de las galaxias que vemos cerca”, dijo Rebecca Larson del Instituto de Tecnología de Rochester en Rochester, Nueva York (EEUU, este), una de las investigadoras de un mapeo de evolución cósmica de 5.000 galaxias descubiertas por el telescopio y divulgado por la NASA.

Gracias al telescopio la comunidad científica pudo conocer más de cuerpos celestes más cercanos, y descubrir que Urano y Neptuno tienen anillos como su vecino gigante.

Este miércoles la NASA revelará una nueva imagen obtenida por el telescopio para marcar el primer aniversario de su funcionamiento.

El Telescopio Espacial James Webb (JWST) tiene combustible para funcionar por más de una década, fue lanzado el 25 de diciembre de 2021 y su objetivo es estudiar las estrellas y galaxias lejanas, pero también los planetas, los asteroides y los cometas en el sistema solar.

Según los científicos, el telescopio ya superó todas las expectativas en sus observaciones apenas en su primer año. (Sputnik)