La controversia por el rechazo a la invitación de honor en la Feria del Libro de Frankfurt

Es una vergüenza nacional. Frankfurt es una de las ferias del libro más antiguas del mundo y ningún país ha dicho que no a ser invitado de honor, ni Corea del Norte", dijo al medio especializado Culto el poeta Matías Rivas

178
Imagen de Foundry Co en Pixabay

Santiago, 20 jun (Sputnik).- Es común ver al presidente de Chile, Gabriel Boric, leyendo un libro mientras almuerza o con uno bajo el brazo cuando viaja, ya que es un fan declarado de la poesía y de la ficción. De hecho, cada vez que puede, recita de memoria párrafos de autores nacionales y de literatura clásica para ilustrar algún punto en un discurso.

A la afición del mandatario por la literatura se suma el relato del Gobierno sobre la importancia de fomentar a la cultura y las artes, por eso causó particular sorpresa cuando el medio local Ex-Ante reveló la semana pasada que Chile declinó la exclusiva invitación de la Feria del Libro de Frankfurt (Alemania) para ser uno de los invitados de honor de la versión de 2025, una de las plataformas más importantes en materia de representación editorial.

Y más extrañeza aún generó la reacción del presidente Boric quien, en una conferencia de prensa posterior, aseguró que la polémica decisión pasó exclusivamente por el ministro de Culturas, Jaime De Aguirre, dando a entender que su autoridad como presidente fue baipaseada y que ni siquiera se le informó de aquello.

“La determinación no pasó por mí, ni me fue comunicada oportunamente. Yo le manifesté al ministro De Aguirre mi discrepancia, porque considero que gastar en cultura es una tremenda inversión, no un gasto. Esta no es plata que se tira a la basura”, dijo Boric, visiblemente ofuscado.

Lo que argumentó De Aguirre ante las críticas del presidente y de decenas de autores y editoriales nacionales es que la inversión fiscal que se necesita para instalar una exposición de esas características es alta, del orden de unos ocho millones de dólares, afirmando que hay otras prioridades.

“No es poca plata lo que se necesita, pero como Estado de Chile, como un país que tiene una dignidad literaria que nos enorgullece, tenemos que estar en esas instancias y tenemos que ser protagonistas”, agregó el presidente, contando que le instruyó de inmediato a De Aguirre que se contacte con los organizadores de la feria y ver si es posible revertir el “fail” que enredó tanto la postura chilena.

LA CHAMBONADA DEL AÑO

El escritor e investigador chileno Ascanio Cavallo, Premio Nacional de Periodismo 2021, calificó el hecho como “la chambonada del año” del Gobierno, a través de una columna de opinión en el diario La Tercera.

“Como sabe cualquiera que alguna vez se haya asomado al fenómeno del libro, Frankfurt es el territorio soñado, el más plurilingüe, el más multicultural, el lugar a donde casi no es posible llegar con algo más que un stand de unos cuantos metros cuadraros, como suele ser precisamente el de Chile”, criticó el periodista.

El escritor multiventas y exconvencional constituyente Jorge Baradit, explicó en su cuenta de Twitter que ser invitado de honor a la feria de Frankfurt es “tener a Chile en el centro de la actividad cultural de Europa por una semana. No habrá mejor oportunidad en años”. Mientras que el líder izquierdista Marco Enríquez-Ominami, fundador del Grupo de Puebla, señaló que “el Estado debe incentivar la lectura y permitir que escritores puedan vivir de su arte. Es un error que Chile se reste de esta feria”.

“Es una vergüenza nacional. Frankfurt es una de las ferias del libro más antiguas del mundo y ningún país ha dicho que no a ser invitado de honor, ni Corea del Norte”, dijo al medio especializado Culto el poeta Matías Rivas. “Argentina fue hace un par de años y fue muy importante. Se tradujeron muchos autores argentinos al alemán”, agregó.

Boric ya dio todas las órdenes correspondientes para que las personas encargadas de hacer las gestiones con Frankfurt consigan que a Chile se le reintegre el cupo para participar en la edición de 2025 o, en última instancia, en una edición posterior. Sin embargo, el ministro De Aguirre, quien fue consultado por los medios locales, dijo que veía muy lejana esa posibilidad. (Sputnik)

Francisco Bravo Atias